CONSEJOS PARA UNA VISITA 10 EN AQUATROPIC

• Uno de los planes familiares que más gustan a los niños y del que también disfrutan los mayores. Saca el máximo provecho a tu excursión al parque acuático.
Pasar un día en el parque acuático es uno de los planes familiares con más éxito durante el verano. En ellos hay atracciones para los más pequeños de la casa, para los mayores y para disfrutar todos juntos. Aprovecha para pasar con tu familia una estupenda jornada de diversión activa.
Aquí te damos algunos consejos para que aproveches al máximo el día en el parque acuático.
1. Antes de ir infórmate bien de los horarios, de los precios de las entradas y de las posibles ofertas familiares. Toda esta información la puedes obtener en nuestra página web www.aqua-tropic.com También es interesante saber el precio de los menús o si permiten introducir comida o no para preparar el menú familiar o, en su caso, comprobar si se puede pagar con tarjeta de crédito o débito en sus instalaciones para llevar suficiente efectivo.

En Aquatropic disponemos de menús infantiles desde 7,50 € y para adultos desde 9,00 €, y se puede pagar con tarjeta de crédito.

2. Deja todo lo que necesites preparado la noche anterior a la visita: toallas, bañadores, ropa de recambio, protección solar… El objetivo es que el día de la visita sólo tengáis que desayunar en familia y salir rumbo a la diversión. Procurad llegar a primera hora para aprovechar las instalaciones al máximo.

3. Protección solar: se trata de una de las precauciones imprescindibles para no sufrir consecuencias desagradables después de un gran día de juegos. Poneos crema antes de llegar al parque para que la piel quede bien protegida. Recuerda hacer hincapié en zonas que a veces quedan olvidadas como las orejas. A lo largo del día no olvides renovar la protección solar cada dos horas aproximadamente. El sol incide en la piel de forma directa, así como reflejada en el agua, por lo que, igual que sucede en la nieve, su impacto es doble.

4. También es muy importante proteger los ojos de las agresiones externas. Por eso es recomendable utilizar gafas de sol, sombrero o gorra mientras estáis fuera del agua, así como gafas de buceo si vais a pasar un buen rato nadando en alguna de las tinas. Sobre todo los niños más pequeños pasan horas en piscinas como la de olas buceando por lo que es recomendable que lleven gafas.

5. Seguridad: Prioritario para evitar desagradables sorpresas es seguir todas las recomendaciones de seguridad del parque y prestar atención a las indicaciones de los socorristas y profesionales encargados de nuestra seguridad. Explica a tus hijos las normas que han de seguir, indícales a quién han de acudir si tienen un problema y no os encuentran. En caso de niños pequeños, nunca debes perderlos de vista, así que lo ideal es hacer turnos para poder disfrutar también de las atracciones para mayores.

6. No pierdas de vista tus pertenencias. Utiliza las taquillas que el parque pone a tu disposición para guardarlas. Puede que tengas que pasearte cada vez que necesites algo para sacarlas del casillero, pero siempre es mejor eso que perderlas para siempre. Aunque tengas la tentación de inmortalizar cada paso con tu teléfono inteligente, valora si te merece la pena tener que preocuparte por qué hacer con tu dispositivo móvil a cada paso. Lo mejor: desconecta por un día. Te recomendamos una cámara desechable acuática para guardar tus recuerdos.

7. Antes de salir corriendo a las atracciones es interesante dar una vuelta por el parque o mirar algún mapa para tener localizadas instalaciones como los aseos para no tener que buscarlos con urgencia cuando tu niño lo requiera, o el puesto de primero auxilios si fuera necesario. Así también podréis organizar la visita eligiendo a dónde iréis primero y qué dejareis para momentos más tranquilos como después de la comida.

8. Trata de adaptar el horario familiar al mejor provecho de la diversión. Si llegáis temprano, lo ideal es disfrutar de las atracciones más populares a primera hora, cuando todavía el parque no está lleno y las colas son más pequeñas, así os cundirá más el tiempo. Para eso, ya que habéis desayunado temprano, comed también pronto. Así, cuando las atracciones estén repletas, será el momento de comer. Un descanso a la sombra o en las piscinas más tranquilas después de comer y cuando la mayoría del público se dispone a almorzar es el momento de volver a las atracciones más concurridas aprovechando la disminución de afluencia.

9. Tras la comida es importante no realizar actividades de esfuerzo para evitar mareos, vómitos o, incluso, cortes de digestión. Lo mejor es hacer un almuerzo ligero y fresco a base de ensalada de pasta y fruta fresca para recuperar fuerzas. No olvidéis hidrataros durante todo el día, así que tened a mano las botellas de agua fresca.

10. Hasta el último minuto: Un día en el parque acuático es para disfrutar, no para discutir. De este modo podréis aprovechar hasta el último segundo y los niños no discutirán para volver a casa. Si el parque cuenta con duchas es recomendable que paséis por ellas antes de marcharos y que os hidratéis con una buena crema aftersun ya que, a buen seguro, los niños se quedarán dormidos en el trayecto de vuelta a casa.

Los comentarios están cerrados.